Led Zeppelin: La actuación olvidada de Live Aid 1985

Mucho se ha hablado de la actuación de Queen en Live Aid como la mejor del histórico evento. Pero… ¿cuál fue la peor? 

Sólo 20 minutos bastaron a Freddy Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon para hacer historia en el concierto más grande de todos los tiempos y eclipsar a cada una de las leyendas que participaron en el evento contra el hambre en Etiopía organizado por Bob Geldof y Midge Ure.

Aquel histórico 13 de julio de 1985, Queen llegó al estadio de Wembley con cada nota minuciosamente ensayada. Freddie Mercury se dejó el alma sobre el escenario y convirtió su participación en la más memorable de Live Aid. Hoy en día, sigue siendo recordada como la mejor presentación en vivo ofrecida hasta la fecha.

El evento, desarrollado simultáneamente en Londres y Filadelfia, fue transmitido vía satélite en 72 países logrando una audiencia de 1.500 millones de espectadores (1.900 según la CNN) y recaudando 30 millones de libras (42 millones de euros). Nunca antes se había visto algo parecido. El lema “El día que la música cambió el mundo” comenzó a tener significado. 

Pero, como todo en la vida, si existió una actuación memorable también hubo otra desastrosa que merece ser olvidada, y ese sambenito fue a caer sobre Led Zeppelin y Phil Collins en el John F. Kennedy Stadium de Filadelfia. Tal fue el fiasco que el propio grupo pidió no incluir su aparición en el cuádruple DVD editado por Warner Music en 2002 con la intención de abocarla al olvido, un objetivo difícil de conseguir teniendo en cuenta los vídeos caseros grabados durante su emisión en las principales cadenas de televisión de la época.

¿Pero qué ocurrió realmente?

Tras la muerte del batería John Bonham el 25 de septiembre de 1980, el grupo británico comenzó a pensar seriamente en el final de su carrera y entró en una especie de impasse hasta decidir su futuro. El músico Bob Geldof, empeñado en contar con el regreso Jimmy Page, Robert Plant y John Paul Jones para su ambicioso proyecto, les hizo una propuesta que no pudieron rechazar. Conscientes de protagonizar uno de los momentos más esperados del histórico acontecimiento, acabaron firmando su participación. Sin embargo, aún tendrían que solucionar un inconveniente: ¿Quién sustituiría a Bonham? 

Descartando opciones, eligieron a Tony Thompson, miembro del grupo estadounidense Chic y baterista de estudio de Robert Palmer, Diana Ross, Rod Stewart, Debbie Harry, Madonna, David Bowie, Mick Jagger y Sister Sledge. Thompson aceptó, pero en el último momento Plant insistió en contar también con su amigo Phil Collins para una segunda base rítmica. La idea de tenerlos a ambos tocando al mismo tiempo no gustó demasiado a Jimmy Page y Tony Thompson, sobre todo pensando que para ello sería necesaria una sincronización perfecta y Collins no conocía las canciones de Led Zeppelin. La propuesta era demasiado arriesgada y la actuación empezaba a encaminarse al abismo. 

Otro problema eran los 5.700 kilómetros que separaban ambos escenarios. El concierto de Led Zeppelin tendría lugar en Filadelfia y Collins estaba confirmado para tocar en el Live Aid de Londres, primero en solitario y después participando en los coros de una soporífera versión de “Every breath you take” junto a Sting, por lo que el plan consistía en finalizar su set, desplazarse en helicóptero al aeropuerto de Heathrow, embarcar en el avión supersónico Concorde y viajar a Estados Unidos para intentar llegar a tiempo de la próxima actuación. 

En menos de tres horas, el compositor de “In the air tonight” estaba en Filadelfia tocando la batería en tres temas de Eric Clapton, volvió a cantar  en solitario y se convirtió en el único artista con presencia en ambos escenarios. Estaba preparado para cumplir el compromiso de acompañar a Led Zeppelin en su esperado regreso a los escenarios, sin embargo, nada fue como se esperaba.

Crónica de un desastre anunciado

Además del lógico agotamiento producido por las actuaciones anteriores, el estrés del viaje y la diferencia horaria, el único contacto de Phil Collins con las canciones de Led Zeppelin se produjo durante el vuelo a Filadelfia. “Decidme las canciones y en el avión me las preparo a tope. Escucharé las canciones en el walkman”, pidió a Robert Plant. Nada podía salir bien. Si Tony Thompson era incapaz de tocar el característico groove de John Bonham, mucho más difícil era intentarlo teniendo al lado a otro baterista que ni siquiera había ensayado.

¿Podía complicarse más el momento? ¡Efectivamente! Después de cinco años sin tocar juntos, los tres miembros de Led Zeppelin no se tomaron en serio la importancia de Live Aid y apenas ensayaron unos minutos antes de salir al escenario. Jimmy Page era incapaz de tocar la guitarra en condiciones por haber consumido heroína y alcohol, Robert Plant quedó afónico, los desafines y gallos que salían de su garganta eran tan continuos como molestos, las baterías estaban fuera de ritmo y parecían perdidas… Absolutamente todos pusieron su granito de arena en esta catástrofe colectiva, más propia de una banda de quinceañeros sin experiencia que de un grupo de leyenda en la historia del rock internacional. Hasta el propio Phil Collins, avergonzado, confesó después haber estado a punto de soltar las baquetas y abandonar en plena actuación.

La histeria que despertaron al pisar el escenario de Filadelfia fue realmente apoteósica y el ruido ensordecedor de las 100.000 personas presentes en el estadio dejaba claro el entusiasmo del momento. Durante los 20 minutos establecidos para cada una de las bandas, desempolvaron los clásicos “Rock and Roll”, “Whole lotta love” y “Stairway to heaven”. Podría haber sido algo tan apoteósico como la brillante puesta en escena de Queen, pero el soñado reencuentro de Jimmy Page, Robert Plant y John Paul Jones, terminó convertido en uno de los momentos más ridículos jamás vistos en la historia del rock.

Por fortuna -o desgracia, según se mire-, la actuación fue grabada durante la emisión por algunos espectadores. Gracias a esos registros domésticos y la irrupción de YouTube en 2005, podemos tener constancia del desastre que supuso la participación de Led Zeppelin en el legendario evento benéfico. Echadle un vistazo. Todo lo demás, ya es historia.

Actuación de Led Zeppelin en Live Aid 1985

Julio Jesús Tébar