La apasionante (y poco conocida) historia de la bajista Carol Kaye

Desde Elvis a los Beach Boys. Esta es la historia de la bajista que participó en más de 10.000 sesiones de grabación. 

Nacida en Everett, Washington, Carol Kaye está considerada una auténtica leyenda en el mundo del bajo eléctrico al haber acumulado el mayor número de grabaciones de estudio de todos los tiempos: más de 10.000 sesiones en 50 años de trayectoria musical, con la proeza de haber llegado a participar hasta en tres grabaciones diarias para tres discos diferentes.

Sobre su influyente trabajo, el propio Paul McCartney reconoció que las líneas de bajo del mítico álbum Pet Sounds -que Carol grabó para The Beach Boys– le habían servido de inspiración a la hora de plantear el sorprendente giro ofrecido por The Beatles en Sgt. Peppers Lonely Hearts Club.

Sin embargo, a pesar de haber participado en singles de tanto éxito como “La bamba”, “Good Vibrations”, “Summertime”, “What a wonderful world”, “Unchained melody”, “Surfin’ USA”, “River deep, mountain high” o “Suspicious minds”, su nombre pasó desapercibido entre el gran público debido a la antigua costumbre de excluir a los músicos de sesión en los créditos de un disco. 

Hija de músicos de familia humilde, Kaye pasó los primeros años de su carrera tocando la guitarra en el circuito de clubes de Los Angeles, hasta que fue descubierta y contratada por Sam Cooke en 1959.

Con 28 años, tres hijos, un divorcio y cinco hits en las listas, la casualidad quiso que, en 1963, el bajista habitual de Cooke no llegase a una sesión en Capitol Records y le pidieran cubrir su puesto para salvar la grabación. Así que, se dirigió al fondo de la sala, dejó la guitarra y por primera vez en su vida puso un Fender bass entre sus manos. Empezó a tocar y debió hacerlo muy bien, porque desde ese mismo instante se convirtió en la primera persona a la que siempre recurrían los estudios de Los Angeles cada vez que necesitaban un bajista. Así, grabó para los mejores de la época y puso su talento a disposición de las producciones musicales, cinematográficas y televisivas más exitosas de los años 60.

Entre la nómina de grupos y artistas que han contado con su imponente forma de tocar el bajo eléctrico, destacan: Barbra Streisand, Elvis Presley, The Doors, The Beach Boys, Ritchie Valens, Frank Sinatra, Sonny & Cher, Joe Cocker, Ray Charles, Ike & Tina Turner, Frank Zappa, Simon & Garfunkel, The Monkees, The Righteous Brothers y Herb Alpert. 

También en las populares melodías de las series televisivas Hawaii 5-0, M.A.S.H., Ironside, Misión Imposible, Las calles de San Francisco, Kojak, Vacaciones en el mar, La hora de Bill Cosby, La familia Addams y Bonanza, puede escucharse el Fender Precision con cuerdas Fender Flatwound Strings y amplificador Fender Concer Tone 4-10 usado por la prodigiosa instrumentista durante aquella prolífica época.  

A finales de los 70, Kaye se vio obligada a abandonar su trabajo en los estudios debido a un problema de artritis. Desde entonces, ha seguido colaborando en los directos de distintas bandas de jazz y blues mientras muestra sus conocimientos al bajo en su web oficial, donde ya ha recopilado más de 150 consejos sobre ritmo, improvisación e instrumentos.

Actualmente, a sus 85 años, imparte clases para un grupo de privilegiados, cuenta con varios libros publicados y ha participado en más de 500 seminarios. Su inigualable técnica al tocar con púa, en lugar de hacerlo con el pulgar como la inmensa mayoría, sigue sorprendiendo a propios y extraños que ratifican las palabras de Bryan Wilson al definirla como “la mejor bajista de la historia y una adelantada a su época”

Julio Jesús Tébar